El calor de mis palabras

El calor de mis palabras

El calor de mis palabras - bienvenida

Te veo. ¿Me ves?

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por venir. Me pone muy contenta que me estés leyendo. Estaba ansiando que alguien devorara mis palabras con lujuria.

Puedo sentir tus dedos tocando la pantalla, alcanzando mi piel, mis labios, mi lengua.

Quítate la ropa. Vamos, no seas tímido, yo también estoy desnuda.

Déjame tocarte con mis palabras. Deja que ellas se deslicen por tu piel y se recuesten en tu pecho, y se sosieguen con el ritmo de tu respiración. Déjalas sentir los latidos de tu corazón. Déjalas derretirse con el calor de tu cuerpo.

Estoy toda mojada. Las palabras fluyen por mis dedos, llevando todo mi deseo de alcanzar ese punto en tí, ese preciso lugar que hará que gimas mi nombre a gritos.

Sé que puedo alcanzar ese punto. Sé que puedo volverte loco sólo con susurrar en tu oído. Escucha mis gemidos. Siente mi cuerpo temblar, observa mis dientes mordiendo mi labio, mi boca abriéndose, mis ojos cerrándose.

amos, succiona toda mi energía, tómala y úsala para gritar, úsame, déjame tendida indefensa en el suelo, sin aliento, sudada, feliz.

Luego, mis palabras seguirán fluyendo por mis dedos, pero serán lentas y dulces y agradecidas.

Estoy tan feliz de que hayas venido. Ahora, siéntete libre de irte si lo deseas. Yo estaré aquí, esperando hasta la próxima vez que quieras pasar por aquí, sólo para sentir el calor de mis palabras una vez más.


(c) Fátima Medina, 2019

Deja un comentario

© 2020 Letras Ardientes . Powered by WordPress. Theme by Viva Themes.
A %d blogueros les gusta esto: